domingo, 10 de enero de 2010

Un domingo en Roma

Roma silente
Amanece,
Gemido de campanas discordantes

8 comentarios:

brancalúa dijo...

Amanece
silencio
camino empedrado
armonía
en los pasos
Roma
alma
verso...
la soledad y tu
tu y la soledad
miradas lejanas
sin nombre
no se trata ya de entender
sino de enterderte
Amanece
silencio
la ciudad desnuda
amandote y amandola
romance perfecto.

Juan Navarro dijo...

A veces el paisaje es el traje que nos acoje y mejor nos define. Es mirar y vernos, como si la mirada nos empapara, que es otra forma de desnudarse.
Un beso.

mariajesusparadela dijo...

Tu en Roma y yo esperándote.

ordago13 dijo...

Yo quiero volver a roma, me encanto cuando estuve.

Me alegro de que visitarás mi blog, puedes hacerte seguidora si te gusto o poner mi link en tu blog, o pasarte cuando quieras a escuchar cualquiera de mis programas antiguos¡¡¡¡

Ciberculturalia dijo...

Mi dulce y poetisa amiga

Un besiño y un besazo

sara dijo...

Amanece, Roma, Silencio...preciosos versos

besoss Maca

sara

ordago13 dijo...

Roma cita aperta¡¡¡

Anderea dijo...

Qué bellísimo. Casi un haiku.

¡Gracias!